5 consejos para mejorar la salud mental

El cuidado corporal, espiritual y mental es una práctica profundamente personal y es importante hacer cosas que sean adecuadas para cada uno. Probar y observar cómo nos sentimos y los avances que vamos logrando. El cuidado de la salud mental es importantísimo ya que acumulamos cargas de momentos de estrés, presiones laborales, personales, que nos invaden constantemente. También vale la pena señalar que cuidar su salud mental no es algo reservado para aquellos que sufren de enfermedades mentales; las experiencias y emociones desafiantes son una parte natural de la vida para todos.

1. Hacer una desintoxicación digital
De al menos 2 o 3 días. Nuestra dependencia y el uso excesivo de la tecnología y las redes sociales está impactando negativamente nuestra salud mental y nuestros patrones normales de sueño. La luz azul emitida por las pantallas de teléfonos celulares, computadoras, tabletas y televisores restringe la producción de melatonina, la hormona que controla el ciclo de sueño / vigilia o el ritmo circadiano”, Reducir la melatonina hace que sea más difícil conciliar el sueño y permanecer dormido.
Una investigación realizada por Scope en 2014 descubrió que las redes sociales como Instagram y Facebook hacen que los usuarios se sientan disconformes, celosos, feos y solitarios. El estudio también encontró que las personas entre las edades de 18 y 34 probablemente digan que son “adictas” a las redes sociales, y que dos de cada cinco jóvenes participantes dijeron que serían más felices si usaran menos las redes sociales. El 45 por ciento de los participantes dijeron que quieren deshacerse de sus cuentas en las redes sociales, pero sienten que es muy difícil mantenerse en contacto con las personas que no los tienen.
Comience a tomar descansos regulares en las redes sociales, eliminando las aplicaciones de redes sociales del teléfono durante unos días. También es necesario dejar de seguir a las personas cuyas cuentas le hacen sentir ansioso de cualquier manera.Que los descansos sean cada vez más prolongados hasta pasar por ejemplo 3 o 4 días sin mirar las redes sociales. El consumo de otros dispositivos tecnológicos como laptops debe ser programado y para trabajos o cosas puntuales. Dejar el teléfono móvil en la sala de estar y despertarse con un reloj convencional es una buena idea que muchos están empezando a implementar.

2. Salir al aire libre
Un estudio de 2015 realizado por investigadores de Stanford y publicado por la Academia Nacional de Ciencias destacó el valor de la naturaleza en la mejora de su bienestar mental. En el estudio, las personas que caminaron durante 90 minutos en un entorno natural exhibieron una actividad disminuida en la parte del cerebro asociada con un factor clave en la depresión, a diferencia de los participantes que caminaron en una región urbana con mucho tráfico.
Cuando note que se siente particularmente ansioso, deprimido o agobiado intente dar un paseo alrededor de la cuadra (o mejor aún, en un parque o bosque). Salga sin teléfono y sin auriculares, dispuestio a escuchar si se puede el canto de los pájaros. Pruebe un simple ejercicio de respiración y de contar hasta y luego a la inversa Aprecie los detalles de un árbol, un perro y del entorno que rodea.

3. Abrace la gratitud

Un estudio de 2014 reveló que expresar gratitud puede reducir el estrés y los síntomas depresivos. Otro ensayo en 2016, en el que 300 adultos utilizaron la escritura de gratitud además de la psicoterapia, mejoraron la salud mental de los pacientes en solo cuatro semanas y mejoraron considerablemente en 12 semanas. Es posible identificar innumerables cosas para dar las gracias. Esto hace que se construya una sensación de vigor especial.

4. Cuidarse a sí mismo

“Para poder cuidar a las personas que amas, primero debes cuidarte”, dice la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (NAMI). “Es como el consejo que se nos da en los aviones: ponte tu propia máscara de oxígeno antes de intentar ayudar a alguien más con la suya. Cuidarse es un objetivo válido por sí mismo, y lo ayuda a apoyar a las personas que ama “.
El estrés puede tener un costo físico y emocional en el cuerpo, incluyendo dolores de cabeza, baja energía, dolores de estómago y problemas de digestión, dolor corporal e insomnio, según NAMI. Mejorar su bienestar físico y mental utilizando prácticas de autocuidado puede ayudar a reducir el estrés. Esto tiene que ver con realizarse chequeos médicos periódicos, mejorar la alimentación (basada en proteínas, frutas y verduras) reducir el consumo de azúcar, café, alcohol y sustancias estimulantes. Además el equilibrio entre vida personal y laboral es importante. Realizar pasatiempos, deportes, visitar amigos, tener una vida social ayuda al equilibrio mental. Participar en ONGs de ayuda al prójimo, realizar colectas para los más necesitados son actividades extras que ayudan mucho a la autoconfianza. Cuidar las cuentas, el consumo de servicios, el gasto mensual de dinero; tener una conducta prolija en este sentido ahorra muchísimo estrés innecesario durante el año.

.5. Construir una vida espiritual
La vida espiritual es algo que nos completa como personas. La visión materialista e hiper racional de la época moderna está dejando a muchas personas vacías y con muchas preguntas sin respuestas. Sin cuidado del alma, el cuerpo y la mente están desorientados, como a la deriva. A menudo la religión es una buena brújula hacia donde encaminar nuestra vida espiritual. Reforzar los valores, la ética, las normas para vivir en comunidad son características muy importantes. Una mirada hacia Dios, nuestro creador es importante para saber quienes somos, a dónde vamos, de donde venimos, por qué estamos aquí, quienes son nuestros hermanos. Dónde está el bien y el mal. Participar activamente de una vida espiritual y construirla cada día con acciones y lecturas es más que importante para mejorar nuestra salud mental.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.