La fructosa promueve la proliferación de células cancerígenas

Numerosos estudios han demostrado que los diferentes azúcares se metabolizan en el organismo mediante patrones diferentes y que son la mayor fuente de propagar el cáncer y potenciarlo.
La fructuosa es utilizada por las células cancerígenas para aumentar su proliferación. Las células cancerígenas no se comportan de la misma manera con la glucosa.

fructosaEn un estudio, las células cancerígenas de un cáncer de páncreas, que es el peor y más mortal de todos los tipos de cáncer y de mayor mortalidad. El informe médico señaló:

“La glucosa y la fructuosa, han sido consideradas intercambiadores de los sustratos monosacáridos, que se metabolizan de forma similar. El consumo de fructosa se ​​ha incrementado dramáticamente en las últimas décadas y la captación celular de glucosa y fructosa utiliza transportadores distintos.
Nos informan de que la fructosa proporciona un sustrato alternativo para inducir la proliferación de células de cáncer de páncreas. Es importante destacar que, fructosa y metabolismo de la glucosa son bastante diferentes; en comparación con la glucosa”.
Estos hallazgos demuestran que las células cancerígenas pueden fácilmente metabolizar la fructuosa para luego aumentar su proliferación en el organismo. Este componente que se encuentra en muchos alimentos es dañino para la salud.
Es de suma importancia que los pacientes con cáncer realicen los esfuerzos necesarios para reducir la ingesta de fructosa refinada o inhibir las acciones de fructosa a fin de interrumpir el crecimiento del cáncer.
El estudio confirmó el viejo adagio de que el azúcar alimenta el cáncer porque además advirtieron que las células tumorales prosperan en el azúcar (glucosa). Las células utilizan la fructuosa para la división celular acelerando y esparciendo el cáncer. Esta diferencia es la mayor consecuencia y debe ser cuidadosamente considerada por cualquiera que esté bajo tratamiento contra el cáncer o quiera prevenirlo.
Esto no significa que uno deba evitar las frutas, ya que sus beneficios superan cualquier preocupación sobre la fructuosa.
El problema no es con las frutas a pesar de que tienen un sabor mucho más dulce del que han tenido históricamente, sino con los agregados de jarabe de maíz de alta fructuosa que se encuentran en los aliemntos procesados y en casi todas las bebidas gasificadas, saborizadas y jugos de fabricación industrial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.