Demencia. Qué es, síntomas y tipos de demencia

La demencia es un síndrome que implica pérdida de memoria y deterioro del funcionamiento intelectual que es lo suficientemente grave como para interferir con la capacidad de un individuo para realizar tareas rutinarias.

Más específicamente, la demencia implica:

    1. Deterioro en dos o más áreas del pensamiento y la capacidad mental, por ejemplo, olvido crónico, incapacidad de planificación, organización y toma de decisiones, y confusión.
    2. Una disminución de los niveles anteriores de función que interfiere en la vida diaria, como las tareas laborales, la conducción, la organización de tareas y la preparación de comidas

Síntomas frecuentes de la demencia

      • cambios en la memoria que perturban la vida diaria
      • problemas con la planificación o la resolución de problemas
      • dificultad para completar tareas familiares
      • confusión con el tiempo o el lugar
      • dificultad para comprender imágenes visuales y relaciones espaciales
      • nuevos problemas con las palabras al hablar o escribir
      • extraviar cosas y perder la capacidad de volver sobre los pasos
      • juicio disminuido o deficiente
      • abandono del trabajo o actividades sociales
      • cambios de humor y personalidad.

La demencia se detecta a través de un proceso de varios pasos que incluye el estudio historial médico del paciente, y una entrevista con un allegado cercano, como un miembro de la familia, y una evaluación objetiva por parte de un profesional de la salud que incluye una evaluación del estado mental, un examen clínico y pruebas de laboratorio.

Tipos de demencia

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia y representa entre el 50 y el 60 por ciento de todos los casos. Para obtener más información, consulte la página sobre la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, existen más de 80 trastornos diferentes que causan demencia o simulan demencia. La demencia a veces es el resultado de enfermedades degenerativas que son progresivas y no se pueden detener. Sin embargo, algunas causas de demencia pueden tratarse y revertirse.

Demencia vascular (DV)
La demencia vascular (DV) puede surgir como resultado de una enfermedad cerebrovascular en la que el flujo de sangre al cerebro es limitado o inexistente en ciertas áreas del cerebro. La DV a menudo es el resultado de múltiples accidentes cerebrovasculares; se estima que casi una quinta parte de las personas que sufren un accidente cerebrovascular desarrollarán problemas relacionados con sus capacidades mentales. VaD es responsable de aproximadamente el 20 por ciento de los casos de demencia. Aproximadamente del 10 al 20 por ciento de los estadounidenses mayores de 65 años que padecen demencia tienen DV, lo que la convierte en una de las principales causas de demencia, junto con la enfermedad de Alzheimer.

Demencia con cuerpos de Lewy (DCL)
La DCL afecta a aproximadamente 1.3 millones de personas y sus familias solo en los Estados Unidos. Debido a que los síntomas de DCL pueden parecerse mucho a otras enfermedades más comúnmente conocidas como el Alzheimer y el Parkinson, está ampliamente infradiagnosticado.

DCL es un término genérico para dos diagnósticos relacionados. Se refiere tanto a la demencia de la enfermedad de Parkinson como a la demencia con cuerpos de Lewy. Los primeros síntomas difieren pero reflejan los mismos cambios biológicos subyacentes en el cerebro. Con el tiempo, las personas con ambos diagnósticos desarrollarán síntomas cognitivos, físicos, del sueño y del comportamiento muy similares.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos del DCL pueden prolongar la calidad de vida y la independencia. Muchas personas con DCL disfrutan de una mejora significativa en su estilo de vida con un enfoque de tratamiento integral y algunas incluso pueden experimentar pocos cambios de un año a otro.

Síntomas de DCL

La demencia es el síntoma principal e incluye problemas de memoria, resolución de problemas, planificación y pensamiento abstracto o analítico. Los inhibidores de la colinesterasa, medicamentos desarrollados originalmente para el Alzheimer, son el tratamiento estándar en la actualidad para los síntomas cognitivos del DCL.
Las fluctuaciones cognitivas implican cambios impredecibles en la concentración y la atención de un día a otro.
Los síntomas similares a los de Parkinson incluyen rigidez, marcha arrastrando los pies, temblores y lentitud de movimientos. A veces, se prescribe un medicamento para el Parkinson llamado Levodopa para estos síntomas.
Alucinaciones y ver u oír cosas que no están realmente presentes. Si las alucinaciones no son perturbadoras, es posible que no necesiten más tratamiento. Sin embargo, si son atemorizantes o peligrosos, los médicos pueden recomendar un  un medicamento antipsicótico más nuevo.
La Asociación de Demencia con Cuerpos de Lewy de los Etados Unidos ha proporcionado información sobre la demencia con cuerpos de Lewy.

Trastornos relacionados con la demencia

Trastornos sistémicos e inducidos por medicamentos
La demencia inducida por medicamentos y los trastornos sistémicos son dos causas comunes de demencia que son potencialmente reversibles. Se utiliza un historial farmacológico completo y una revisión de todos los medicamentos que toma un paciente para descartar una demencia inducida por medicamentos. Los trastornos del sistema metabólico, endocrino o nutricional, como el hipotiroidismo, pueden diagnosticarse con pruebas de laboratorio de rutina y la mayoría responden favorablemente al tratamiento.

Depresión
La depresión es otra causa común de demencia reversible en los adultos mayores. La depresión puede hacer que los pacientes de edad avanzada experimenten síntomas como confusión, pérdida de la memoria y déficit de atención, todos los cuales pueden confundirse con demencia. Un examen de la historia clínica y del estado mental ayuda a determinar la necesidad de un plan de tratamiento para abordar los síntomas depresivos.

Trastornos frontotemporales
Esta forma de demencia es causada por una familia de enfermedades cerebrales conocidas como degeneración lobar frontotemporal (FTLD). Los científicos estiman que FTLD puede causar hasta el 10 por ciento de todos los casos de demencia y puede ser tan común como el Alzheimer entre personas menores de 65 años.

Los trastornos frontotemporales se pueden agrupar en tres tipos, definidos por los primeros síntomas que los médicos identifican cuando examinan a los pacientes.

  1. Disminución progresiva del comportamiento/personalidad: se caracteriza por cambios en la personalidad, el comportamiento, las emociones y el juicio.
  2. Disminución progresiva del lenguaje: marcado por cambios en la capacidad del lenguaje, incluido el habla, la comprensión, la lectura y la escritura.
  3. Disminución motora progresiva: caracterizada por diversas dificultades con el movimiento físico, que incluyen temblores, dificultad para caminar, caídas frecuentes y mala coordinación.

Fuente: Sociedad de Medicina Nuclear de EEUU

Tags:

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.