Importancia de la salud bucal

La salud dental y bucal es una parte esencial de nuestra salud y bienestar en general. La mala higiene bucal puede provocar caries dentales y enfermedades de las encías, y también se ha relacionado con enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes.

Mantener dientes y encías saludables es un compromiso de por vida. Cuanto antes aprenda los hábitos adecuados de higiene bucal, como cepillarse los dientes, usar hilo dental y limitar su consumo de azúcar, más fácil será evitar costosos tratamientos odontológicos y problemas de salud a largo plazo.

El cuidado de la salud bucal es un hábito que se debe cultivar desde niños para que los cuidados y controles médicos se realizan sin falta periódicamente.

La boca es una ventana a la salud del cuerpo. Puede mostrar signos de deficiencias nutricionales o infección general. Por ejemplo, enfermedades sistémicas, aquellas que afectan a todo el cuerpo, como la diabetes, el SIDA y el síndrome de Sjögren, pueden primero se hacen evidentes debido a lesiones bucales u otros problemas bucales.
La boca está llena de innumerables bacterias, algunas relacionados con la caries dental y periodontal (encía) enfermedad. Los investigadores han descubierto que la periodontitis (la forma avanzada de enfermedad periodontal que puede causar la pérdida de dientes) está relacionada con otros problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares, accidente cerebrovascular y neumonía bacteriana. Asimismo, las mujeres embarazadas con periodontitis pueden estar en
mayor riesgo de parto prematuro y/o recién nacidos que nazcan con bajo peso.

Se necesitan más estudios, pero algunos investigadores sospechar que las bacterias y la inflamación están relacionadas con la periodontitis juega un papel en algunas enfermedades sistémicas. Asimismo, enfermedades como la diabetes, los trastornos de las células sanguíneas, las infecciones por VIH y el SIDA pueden reducir la resistencia del cuerpo a las infecciones, haciendo enfermedades periodontales más graves.
Varios estudios relacionan la inflamación crónica de periodontitis con el desarrollo de problemas cardiovasculares. Alguna evidencia sugiere que oral las bacterias pueden estar relacionadas con enfermedades cardíacas, arteriales bloqueos y accidentes cerebrovasculares.
Las personas con diabetes a menudo padecen de enfermedad periodontal.
Además, hay evidencia de que las personas con diabetes tienen más probabilidades de desarrollar y tener periodontitis más grave que los que no tienen diabetes. Algunos estudios sugieren que la periodontitis puede hacer que sea más difícil para las personas con diabetes controlar su azúcar en sangre.
Aunque la periodontitis puede contribuir a estos condiciones de salud, es importante comprender
que solo porque dos condiciones ocurren al mismo tiempo tiempo, no significa necesariamente que una condición cause la otra. Por eso los investigadores están examinar lo que sucede cuando la periodontitis es tratados en personas con estas diversas enfermedades problemas.

¿Qué podemos hacer?

Dado el vínculo potencial entre periodontitis y problemas de salud graves, la prevención puede ser una paso importante para mantener la salud en general.

  • Cepíllate bien los dientes dos veces al día.
  • Limpia entre los dientes con hilo dental u otro tipo de limpiador interdental una vez al día.
  • Su dentista puede recomendar el uso de un enjuague bucal antimicrobiano como parte de su rutina diaria de higiene bucal.
  • Elija productos dentales con avales o certificaciones de sociedades dentales.
  • Siga una dieta equilibrada y limite los refrigerios, que pueden reducir su riesgo de desarrollar caries y enfermedad periodontal.
  • Programe controles dentales periódicos con el odontólogo. Las limpiezas profesionales son la única forma de eliminar el sarro que atrapa la placa bacteriana a lo largo del línea de las encías.

Si nota alguno de estos síntomas, consulte a su dentista:

Encías que sangran durante el cepillado y el uso del hilo dental;
Encías resecas, hinchadas o sensibles;
Gomas que se han desprendido de sus dientes;
Mal aliento persistente;
Pus entre los dientes y las encías;
Dientes sueltos o separados;
Nota un cambio en la forma en que sus dientes encajan cuando muerdes
Informe a su dentista sobre los cambios en su salud bucal, particularmente cualquier enfermedad reciente o crónica.
Proporcionar un historial médico actualizado incluido el uso de medicamentos, tanto con receta como productos de venta libre. Si consume tabaco, hable con su dentista sobre las opciones para dejar de fumar.
Si está embarazada o está pensando en quedarse embarazada, preste especial atención a sus dientes y cena. Eso se debe a que el embarazo y los cambios los niveles hormonales que se presentan con él, pueden exagerar algunos problemas dentales. Cuidando bien tu bucal
la salud es importante para usted y su bebé.

Causas de enfermedades dentales y bucales

Su cavidad bucal acumula todo tipo de bacterias, virus y hongos. Algunos de ellos pertenecen allí y forman la flora normal de tu boca. Por lo general, son inofensivos en pequeñas cantidades. Pero una dieta alta en azúcar crea condiciones en las que las bacterias productoras de ácido pueden prosperar. Este ácido disuelve el esmalte de los dientes y provoca caries dentales.
Las bacterias cercanas a la línea de las encías prosperan en una matriz pegajosa llamada placa. La placa se acumula, endurece y migra a lo largo del diente si no se elimina con regularidad mediante el cepillado y el hilo dental. Esto puede inflamar las encías y causar la afección conocida como gingivitis.

El aumento de la inflamación hace que las encías comiencen a separarse de los dientes. Este proceso crea bolsas en las que eventualmente se puede acumular pus. Esta etapa más avanzada de la enfermedad de las encías se llama periodontitis.

Hay muchos factores que contribuyen a la gingivitis y periodontitis, que incluyen:

Fumar
Malos hábitos de cepillado
Ingesta frecuenta de alimentos y bebidas azucarados
Diabetes
El uso de medicamentos que reducen la cantidad de saliva en la boca
Antecedentes familiares o genética
Ciertas infecciones, como el VIH o el SIDA
Cambios hormonales en las mujeres
Reflujo ácido o acidez estomacal
Vómitos frecuentes, debido al ácido

Fuente: ADA (American Dental Association) ada.org

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.