La artereosclerosis y los niveles de colesterol

La artereosclerosis es una enfermedad insidiosa y peligrosa: una lesión química y estructural progresiva de los vasos sanguíneos en órganos críticos como el corazón, el cerebro y los riñones. La característica distintiva de la aterosclerosis es la acumulación de colesterol en lesiones llamadas placas que pueden reducir el flujo de sangre. Cuando la distribución de sangre al músculo cardíaco cae lo suficiente, esto puede provocar el desarrollo de dolor en el pecho o angina. La angina indica que el músculo cardíaco no está recibiendo suficiente oxígeno para llevar a cabo sus funciones de bombeo. Las placas arteroscleróticas también pueden romperse repentinamente, desarrollar un coágulo de sangre en su superficie y estrangular completamente una porción del músculo cardíaco. Esta cadena de eventos con frecuencia resulta en ataque cardíaco o muerte súbita sin previo aviso. La enfermedad artereosclerótica también predispone a las personas a un derrame cerebral, enfermedad vascular periférica, amputación de las extremidades inferiores y pérdida de la función renal, entre otros resultados devastadores.

A pesar de todo lo que hemos aprendido en los últimos 50 años, la arterosclerosis sigue siendo la principal causa de muerte de hombres y mujeres y la razón principal de la pérdida de calidad de vida en los países occidentales. Sin embargo, estamos ganando terreno. Una investigación considerable ha revelado la importancia de los factores que aumentan el riesgo de un individuo de desarrollar esta enfermedad. Entre los factores de riesgo más importantes se encuentran la presión arterial elevada, diabetes mellitus, obesidad, inactividad, tabaquismo y niveles de colesterol.

Cuando su médico mide su nivel de colesterol, observa su perfil lipídico, que comprende colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL o colesterol ‘malo’) triglicéridos (grasas en la sangre) y colesterol de lipoproteínas de alta densidad. (HDL o el colesterol ‘bueno’). De manera general, cuando se trata de medir sus valores de LDL y triglicéridos, un valor más bajo es mejor porque estos lípidos impulsan el desarrollo y la progresión de la arterosclerosis. En contraste, cuando se trata de HDL con pocas excepciones, un valor más alto es mejor porque HDL es beneficioso y protege a los pacientes del desarrollo y la progresión de la enfermedad arterosclerótica.

HDL y riesgo de enfermedad cardiovascular

Estudios de hombres y mujeres en todo el mundo han demostrado que el riesgo de enfermedad arterosclerótica está inversamente relacionado con los niveles sanguíneos de HDL es decir, cuanto mayor sea su HDL menor será su riesgo. Por otro lado, cuanto menor sea su HDL (1 miligramo de HDL por 1 decilitro de sangre) mayor será su riesgo. Como demuestra el Framingham Heart Study, esta relación se mantiene en una amplia gama de niveles de LDL. Incluso en pacientes cuyo LDL-C es de 100 mg / dL (considerado por muchos expertos como un nivel óptimo de colesterol “malo”) a medida que disminuye el HDL, el riesgo de desarrollar arterosclerosis aumenta continuamente. En consecuencia, tiene un mayor riesgo de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular si su HDL es bajo, incluso si su LDL o colesterol total está bien controlado. Los estudios han demostrado que por cada aumento de 1 mg / dL en HDL (1 miligramo de HDL por 1 decilitro de sangre), el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares disminuye de 2% a 3%.
El colesterol HDL puede considerarse como el colesterol “bueno”. (Entonces, en el caso del colesterol HDL, los niveles más altos son en realidad mejores).
Los expertos creen que el HDL actúa como un carroñero, transportando el colesterol LDL (malo) lejos de las arterias y de regreso al hígado, donde el LDL se descompone y pasa del cuerpo. Pero el colesterol HDL no elimina completamente el colesterol LDL
HDL solo transporta entre un tercio y un cuarto del colesterol en la sangre.
Un nivel saludable de colesterol HDL puede proteger contra ataques cardíacos y derrames cerebrales. Los estudios muestran que los niveles bajos de colesterol HDL aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca.

¿Cómo se define un colesterol HDL bajo?

Según el Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol, un grupo que comprende las principales autoridades sobre el colesterol en los Estados Unidos, un nivel bajo de colesterol HDL se define como un nivel inferior a 40 mg / dL. Recientemente, un panel de expertos convocado por la American Heart Association concluyó que en las mujeres, el HDL es bajo cuando está por debajo de 50 mg / dL. Entre los pacientes con diabetes, la American Diabetes Association recomienda que el HDL sea superior a 40 y 50 mg / dL para hombres y mujeres, respectivamente.
Los bajos niveles de HDL están presentes en millones de hombres y mujeres en los Estados Unidos. Debido a la creciente epidemia de obesidad y diabetes, el número de personas cuyo HDL es bajo, aumenta cada año. Sobre la base de los resultados de su perfil lipídico, su médico puede recomendar el inicio de la modificación del estilo de vida y, si es necesario, puede combinar estas medidas con medicamentos para ayudar a elevar su HDL. Se considera en  mujeres adultas <40 mg/dl el límite de colesterol bajo  y <50 mg/dl para varones adultos.

Efectos beneficiosos de HDL

El HDL es beneficioso por varias razones. Lo más importante es su capacidad para impulsar un proceso llamado “transporte inverso de colesterol”.  El HDL es una especie de rastrillo o de mopa ya que ayuda a extraer el exceso de colesterol depositado en las paredes de los vasos sanguíneos y devolverlo al hígado para su eliminación a través del tracto gastrointestinal. En general, cuanto mayor sea su HDL, mayor será su capacidad para eliminar el colesterol y evitar el desarrollo de bloqueos peligrosos en los vasos sanguíneos. HDL ayuda a mantener los vasos sanguíneos ensanchados (dilatados) promoviendo así un mejor flujo sanguíneo. HDL también reduce la lesión de los vasos sanguíneos a través de sus funciones antioxidantes y antiinflamatorias, entre otros efectos.

La dieta mediterránea es muy importante para prevenir el colesterol malo.

Cambios en el estilo de vida y HDL

Los cambios del estilo de vida son siempre una terapia de primera línea para hombres y mujeres con bajo nivel de HDL. La obesidad, el tabaquismo y un estilo de vida sedentario reducen los niveles sanguíneos de HDL. En contraste, la pérdida de peso, dejar de fumar y hacer ejercicio promueven el aumento de HDL. Si es obeso y luego pierde peso, cuanto mayor sea su pérdida de peso y la reducción de la circunferencia de su cintura, mayor será la elevación en su nivel de HDL Cuanto más ejercicio haga, más aumentará su HDL. Si deja de fumar, su HDL puede aumentar hasta 15% a 20%, una elevación a la par con algunos de los mejores medicamentos disponibles para aumentar HDL. El aumento de consumo de pescado y el consumo reducido de carbohidratos están asociados con un mayor HDL. La llamada dieta mediterránea (una dieta enriquecida con frutas, verduras, granos integrales, aceite de oliva y legumbres) está asociada con un aumento de HDL. El consumo de alcohol puede aumentar significativamente el HDL, pero este beneficio debe ser contrarrestado con conocimiento de los riesgos del consumo de alcohol. En general, el paciente promedio podría consumir responsablemente de 2 a 6 onzas de vino con la comida de cada noche.

Conclusión

HDL es el colesterol “bueno” porque ejerce múltiples funciones beneficiosas dentro del sistema cardiovascular. Los niveles más altos son más beneficiosos, y su médico no debe tomar ninguna medida terapéutica para reducir su HDL. Elevar el HDL puede ser un desafío, pero si persiste en la implementación de la modificación del estilo de vida y toma sus medicamentos según lo recetado, puede alterar significativamente su riesgo de enfermedad cardiovascular. Después de comenzar la medicación, debe continuar con la modificación del estilo de vida para lograr el éxito a largo plazo en el aumento de HDL. Dada la amplia prevalencia de niveles bajos de HDLy su importancia como factor de riesgo, se están desarrollando varias terapias en un esfuerzo por aumentar el HDL de manera aún más efectiva. La introducción de estos medicamentos constituirá un avance importante en la prevención de enfermedades del corazón.

 

AHA (American Health Asociation)

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.