¿Qué es la serotonina y cómo afecta a nuestro organismo?

La serotonina (conocida en medicina como 5-hidroxitriptamina o 5-HT) actúa como un neurotransmisor, un tipo de sustancia química que ayuda a transmitir señales de un área del cerebro a otra. Aunque la serotonina se fabrica en el cerebro, donde realiza sus funciones principales, alrededor del 90% de nuestro suministro de serotonina se encuentra en el tracto digestivo y en las plaquetas sanguíneas.

¿Cómo se produce la serotonina?

La serotonina se produce mediante un proceso de conversión bioquímico único. Comienza con triptófano, un componente básico de las proteínas. Las células que producen serotonina usan triptófano hidroxilasa, un reactor químico que, cuando se combina con triptófano, forma 5-hidroxitriptamina, también conocida como serotonina.

¿Qué papel juega la serotonina en nuestra salud?

Como neurotransmisor, la serotonina ayuda a transmitir mensajes de un área del cerebro a otra. Debido a la amplia distribución de sus células, se cree que influye en una variedad de funciones psicológicas y otras funciones corporales. De los aproximadamente 40 millones de células cerebrales, la mayoría están influenciadas directa o indirectamente por la serotonina. Esto incluye las células cerebrales relacionadas con el estado de ánimo, el deseo y la función sexual, el apetito, el sueño, la memoria y el aprendizaje, la regulación de la temperatura y algunos comportamientos sociales.
En términos de la función de nuestro cuerpo, la serotonina también puede afectar el funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular, músculos y varios elementos del sistema endocrino. Los investigadores también han encontrado evidencia de que la serotonina puede desempeñar un papel en la regulación de la producción de leche en la mama y que un defecto en la red de serotonina puede ser una de las causas subyacentes del SMSL (síndrome de muerte súbita del lactante) .

¿Cómo se produce la serotonina?

La serotonina se produce mediante un proceso de conversión bioquímico único. Comienza con triptófano, un componente básico de las proteínas. Las células que producen serotonina usan triptófano hidroxilasa, un reactor químico que, cuando se combina con triptófano, forma 5-hidroxitriptamina, también conocida como serotonina.

¿Qué papel juega la serotonina en nuestra salud?

Como neurotransmisor, la serotonina ayuda a transmitir mensajes de un área del cerebro a otra. Debido a la amplia distribución de sus células, se cree que influye en una variedad de funciones psicológicas y otras funciones corporales. De los aproximadamente 40 millones de células cerebrales, la mayoría están influenciadas directa o indirectamente por la serotonina. Esto incluye las células cerebrales relacionadas con el estado de ánimo, el deseo y la función sexual, el apetito, el sueño, la memoria y el aprendizaje, la regulación de la temperatura y algunos comportamientos sociales.

En términos de la función de nuestro cuerpo, la serotonina también puede afectar el funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular, músculos y varios elementos del sistema endocrino. Los investigadores también han encontrado evidencia de que la serotonina puede desempeñar un papel en la regulación de la producción de leche en el seno y que un defecto en la red de serotonina puede ser una causa subyacente del SMSL (síndrome de muerte súbita del lactante).

¿Cuál es el vínculo entre la serotonina y la depresión?

Hay muchos investigadores que creen que un desequilibrio en los niveles de serotonina puede influir en el estado de ánimo de una manera que conduce a la depresión. Los posibles problemas incluyen baja producción de serotonina en las células cerebrales, falta de receptores capaces de recibir la serotonina producida, incapacidad de la serotonina para llegar a los receptores o escasez de triptófano, la sustancia química a partir de la cual se produce la serotonina. Si ocurre alguno de estos fallos bioquímicos, los investigadores creen que puede provocar depresión, así como trastorno obsesivo-compulsivo, ansiedad, pánico e incluso un exceso de ira.
Una teoría sobre cómo se desarrolla la depresión se centra en la regeneración de las células cerebrales, un proceso que algunos creen que está mediado por la serotonina y que continúa a lo largo de nuestras vidas. Según el neurocientífico de Princeton Barry Jacobs, PhD, la depresión puede ocurrir cuando hay una supresión de nuevas células cerebrales y que el estrés es el precipitador más importante de la depresión. Jacobs cree que los medicamentos antidepresivos comunes conocidos como ISRS, que están diseñados para aumentar los niveles de serotonina, ayudan a iniciar la producción de nuevas células cerebrales, lo que a su vez permite que la depresión desaparezca.
Aunque se cree ampliamente que la deficiencia de serotonina juega un papel en la depresión, no hay forma de medir sus niveles en el cerebro vivo. Por lo tanto, no se han realizado estudios que demuestren que los niveles cerebrales de este o cualquier neurotransmisor sean escasos cuando se desarrolla la depresión o cualquier enfermedad mental. Los niveles de serotonina en sangre se pueden medir, y se ha demostrado que son más bajos en personas que sufren de depresión, pero los investigadores no saben si los niveles de serotonina en sangre reflejan el nivel de serotonina en el cerebro.

Además, los investigadores no saben si la caída de la serotonina causa la depresión o si la depresión hace que bajen los niveles de serotonina.

Se cree que los medicamentos antidepresivos que actúan sobre los niveles de serotonina, los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) y los ISRS (inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina), reducen los síntomas de la depresión, pero no se comprende completamente cómo funcionan.

¿Puede la dieta influir en nuestro suministro de serotonina?

Puede, pero de forma indirecta. A diferencia de los alimentos ricos en calcio, que pueden aumentar directamente los niveles sanguíneos de este mineral, no existen alimentos que puedan aumentar directamente el suministro de serotonina de su cuerpo. Dicho esto, hay alimentos y algunos nutrientes que pueden aumentar los niveles de triptófano, el aminoácido del que se produce la serotonina.

Los alimentos ricos en proteínas, como la carne o el pollo, contienen altos niveles de triptófanos. El triptófano aparece en los productos lácteos, las nueces y las aves de corral. Irónicamente, sin embargo, los niveles de triptófano y serotonina disminuyen después de comer un plato rico en proteínas. ¿Por qué? Según la nutricionista Elizabeth Somer, cuando ingieres una comida rica en proteínas, “inunda la sangre tanto con triptófano como con sus aminoácidos competidores”, todos luchando por entrar en el cerebro. Eso significa que solo pasa una pequeña cantidad de triptófano y los niveles de serotonina no aumentan.

Pero coma una comida rica en carbohidratos y su cuerpo desencadena la liberación de insulina. Esto, dice Somer, hace que el cuerpo absorba los aminoácidos de la sangre, pero no el cerebro. Excepto, lo adivinaste: ¡triptófano! Permanece en el torrente sanguíneo en niveles altos después de una comida de carbohidratos, lo que significa que puede ingresar libremente al cerebro y hacer que aumenten los niveles de serotonina, dice la nutricionista.
Lo que también puede ayudar: Obtener un suministro adecuado de vitamina B-6, que puede influir en la velocidad a la que el triptófano se convierte en serotonina.

Fuente: https://www.webmd.com/depression/features/serotonin

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.