Remedios caseros con miel

La miel es un poderoso desinfectante, antibactericida y calmante que ha sido utilizado como remedio casero desde hace varios siglos.

La miel se ha utilizado como endulzante culinario desde tiempos antiguos en muchos países y es apreciada igualmente por varias de sus cualidades curativas. El tratamiento con miel se conoce como apiterapia y produce la reposición de energía, un incremento del vigor físico y fortalecimiento de personas debilitadas por el estrés o enfermedades.

La miel también ayuda a calmar la mente y a promover un sueño reparador. Además, alivia la indigestión y se usa para tratar enfermedades cardiovasculares y molestias respiratorias. Se puede aplicar una delgada capa de miel a la piel para desinfectarla, y para curar heridas menores y labios agrietados. Ayuda a restablecer la energía, tiene un efecto calmante general y ayuda a disolver mucosidades.

Los principales componentes de la miel son los azúcares simples, fructosa y glucosa. También contiene agua, polen, ácidos orgánicos, enzimas y varias proteínas. La miel es un estimulante saludable. La glucosa y fructosa de esta sustancia han sido pre-digeridas por las abejas que la produjeron. Estos azúcares simples son absorbidos rápida y fácilmente en el tracto digestivo humano y tienen un efecto calmante general. Si usa miel en lugar del azúcar, debe tener cuidado con su alto contenido de calorías: una cucharada tiene 64 calorías, comparado con las 46 en una cucharada de azúcar granulada.

Miel como apósito para las heridas: Al aplicarse externamente, la miel cura cortes y abrasiones menores puesto que extrae el exceso de agua de los tejidos y reduce la hinchazón. Además contiene una sustancia llamada inhibina que destruye gérmenes y ayuda a prevenir las infecciones. Aplique la miel en la herida y cubra con un vendaje esterilizado.

Para aliviar el asma, bronquitis y otras dolencias respiratorias: La miel es un poderoso remedio casero que se puede combinar con varias hierbas medicinales. Para aliviar la tos y la dificultad respiratoria asociada con la bronquitis, tos perruna o convulsiva u otras dolencias respiratorias leves, mezcle 1 cucharadita de tomillo picado con un poco de miel. Baba la mezcla las veces que sea necesario.

Baño relajante de miel: Agregue 4 cucharadas de miel a un vaso con 5 gotas de aceite de lavanda. Si la miel es muy espesa coloque el vaso en agua tibia durante pocos minutos. Añada 1 o 2 cucharadas de mezcla al agua del baño para relajarse y combatir el insomnio.

Existen muchos tipos de miel. La consistencia, fragancia y sabor dependen de las flores que han usado las abejas en la recolección del néctar. Busque la que producen apicultores que no alimentan a sus abejas con azucares refinados y que no usan insecticidas dañinos.

Tags:

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.