Una dieta rica en grasas poliinsaturadas puede afectar el metabolismo de las grasas

Una nueva investigación sugiere que seguir una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados (GP) de alimentos como las nueces y el salmón, puede brindar protección contra los efectos adversos de consumir comidas con alto contenido de grasas saturadas (GS) 1

Los participantes (26 adultos sanos, de 18 a 35 años) siguieron una dieta rica en grasas poliinsaturadas (21% de grasas poliinsaturadas, 9% de grasas monoinsaturadas y 5% de grasas saturadas) o una dieta de control que era un patrón típico estadounidense (7% de grasas poliinsaturadas grasa, 15% de grasa monoinsaturada y 13% de grasa saturada) durante siete días una comida rica en GS (7% de grasa poliinsaturada, 16% de grasa monoinsaturada y 47% de grasa saturada) antes y después de la dieta de siete días. La dieta rica en GP se logró cuando los participantes consumieron nueces, salmón, atún, aceite de linaza, aceite de semilla de uva, aceite de canola y suplementos de aceite de pescado.

Después de consumir una dieta rica en GP durante una semana, los participantes mejoraron el metabolismo de las grasas y bajaron los niveles de triglicéridos. Si bien se observaron mejoras tanto para hombres como para mujeres, las mujeres tendieron a beneficiarse más de una dieta rica en GP.

Este estudio es la publicación más reciente de un ensayo clínico realizado por investigadores de la Universidad de Georgia, todos los cuales han demostrado los beneficios potenciales de comer regularmente alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados.
El primer estudio, publicado en 2016, encontró que los adultos sanos que consumieron la dieta rica en GP durante una semana experimentaron un mejor metabolismo de las grasas y niveles más bajos de colesterol. (2) El estudio posterior, publicado en 2017, encontró que la dieta rica en GP se asoció con efectos favorables cambios en las hormonas del apetito, incluida una disminución significativa de la grelina en ayunas (una hormona que aumenta el hambre), así como un aumento del péptido YY (una hormona que aumenta la plenitud / saciedad)  por sus posibles beneficios metabólicos.

Las nueces son únicas porque están compuestas principalmente de GP, con 13 de 18 gramos de grasa total por porción de una onza. Como resultado, son las únicas nueces que contienen una cantidad significativa de ALA omega-3 de origen vegetal (2,5 gramos por onza). La investigación sobre los beneficios para la salud de los GP continúa evolucionando y, más recientemente, las pautas dietéticas para estadounidenses 2015-2020 han recomendado consumir este tipo de grasa en lugar de grasa saturada.

Como ocurre con cualquier investigación, existen limitaciones importantes a considerar. Se necesitan estudios más amplios y a más largo plazo, así como estudios en poblaciones diversas, para aclarar los efectos en toda la población. En el contexto de una dieta de alimentos integrales, como la dieta utilizada en este estudio, es difícil discernir si los cambios pueden atribuirse a un tipo específico de GP, fuente de alimento, interacciones entre varias hormonas o una combinación de factores. Además, los participantes consumieron un porcentaje relativamente alto de GP (21% del 35% de la energía total de la grasa), lo que puede no ser factible para el adulto promedio. Se necesitan más ensayos clínicos para determinar la ingesta óptima de GP en la dieta que pueden ofrecer el mayor beneficio para las hormonas del apetito y la sensación de hambre y saciedad (3) así como los mecanismos exactos por los cuales estos ocurren.

Bibliografia

1) Kaviani S, Taylor CM, Stevenson JL, et al. A 7-day high-PUFA diet reduces angiopoietin-like protein 3 and 8 responses and postprandial triglyceride levels in healthy females but not males: a randomized control trial. BMC Nutrition. 2019;5:1. doi.org/10.1186/s40795-018-0262-7

2) Stevenson JL, Miller MK, Skillman HE, et al. A PUFA‑rich diet improves fat oxidation following saturated fat‑rich meal [published online ahead of print May 18, 2016]. Eur J Nutr. doi:10.1007/s00394-016-1226-9.

3) Stevenson JL, Paton CM, Cooper JA. Hunger and satiety responses to high-fat meals after high polyunsaturated fat diet: a randomized trial. Nutrition. doi: http://dx.doi.org/10.1016/j.nut.2017.03.008

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.